Los niños inquietos

February 29, 2016

Es muy común que cuando vemos a un niño que presenta inquietud o energía excesiva escuchemos el comentario de que es un “niño hiperactivo”.

¿Pero cuáles son realmente las características de un niño o persona hiperactiva?

Podemos encontrar en estos niños una actividad extrema, la forma excesiva en la que hablan, por lo regular este rasgo no les permite escuchar, son inquietos e inestables, pueden ser tercos. Pero el rasgo mayor es que su actividad física aumenta preferentemente frente a personas que no son frecuentes en su diario vivir con el fin de llamar la atención.

 

En la escuela pudieran presentar conductas fuera del promedio como lo son:

  • Un rendimiento escolar bajo.

  • Dificultades principalmente en la lectura, escritura y cálculo.

  • Que no respeten la autoridad y la reten (padre o maestros).

  • No termina tareas.

  • Presenta dificultad para trabajar en silencio o en su lugar.

  • Con frecuencia pierde trabajos, libros, colores, etc.

  • Falta de atención y concentración.

 

También toman actitudes que no les permiten sociabilizar de manera correcta, estas actitudes se pueden presentar en cualquier situación. A continuación, se mencionan algunas de actitudes a tomar en cuenta:

  • No reacciona ante el castigo.

  • Pueden poseer espíritu de destrucción.

  • No espera su turno.

  • Son insensibles (no les preocupa lo que los demás digan).

  • No están quietos un momento.

  • No cumple horarios.

  • Cambia frecuentemente de actividad sin terminar la anterior.

  • Podrían acostumbrarse a mentir para tapar sus desaciertos.

  • Cambios de humor.

  • Cuando juegan no les gusta perder.

 

¿Cómo comunicarnos con un niño hiperactivo?

 

La mejor manera para entablar comunicación con niños que presenta estas características es tener un dialogo sencillo, con palabras adecuadas a su nivel o edad, de preferencia sentarse frente a él y hablarle con delicadeza y claridad, permitirle que exprese su opinión sin confrontarlo y hacer que se sienta escuchado, no prometer nada que no se pueda cumplir (como consecuencia o premio). 

 

Hay que darle las instrucciones correctas para que la información que recibe sea la más adecuada y no dársela toda en una instancia, hablarle con respeto para no afectar su autoestima, ya que niños hiperactivos generalmente son muy criticados y tienden a la agresividad.

 

Para apoyar a los padres y en especial a estos niños existen muchos tratamientos para equilibrar su actitud y sacar el mejor provecho de sus capacidades. Algunas sugerencias son: Ponerles limites previos a la situación, con consecuencias (castigos) que se puedan cumplir y recompensas que sean sencillas y aceptables, hacer acuerdos con el niño iniciando de pequeñas cosas y seguir creciendo en ellos, tener presencia con el niño y comunicación frecuente con sus maestros, al realizar sus trabajos quitar todas las distracciones que estén a su alcance, organizar horario de trabajo y descanso, vigilar su adecuada alimentación y sus horas de sueño, reforzar positivamente cualquier acción que sea adecuada, con palabras de aliento, abrazos y en ocasiones con pequeños premios.

Como alternativa no invasiva está el tratamiento con Flores de Bach y acompañamiento psicológico para el niño y los padres, esta terapia es sencilla, complementaria, de fácil aplicación y con extraordinarios beneficios en la mejora de la conducta del niño y de la familia.

 

Martha Elsa Quiroga Chapa

Devas Monterrey

www.devasmonterrey.net

 

Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

February 29, 2016

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags